LLaves Dinamométricas

Es este artículo encontrarás la información necesaria para la compra de tu llave dinamométrica. Te explicaremos cómo debes seleccionar el par de apriete y el tamaño, que varían en función de si vamos a utilizar la herramienta con nuestra bicicleta, coche o moto.

Te aportaremos nuestros consejos, opiniones y recomendaciones. Analizaremos las mejores llaves dinamométricas a la venta y te indicaremos sus ventajas, inconvenientes y cuales son las que reúnen la mejor relación calidad precio.  

¿Qué Llave Dinamométrica Comprar en 2019?

Es normal que tengas dudas. Seguro que te has dado cuenta que existen gran variedad de torquímetros y tienes la cabeza hecha un lío. No te preocupes. Es más sencillo de los que parece. En unos pocos pasos te explicaremos  los aspectos que has de tener en cuenta a la hora de comprar tu Llave Dinamométrica.

Lo primero a considerar es cuál va ser su uso. ¿La quieres simplemente para ajustar los radios de tu bicicleta? ¿O eres un motero apasionado y necesitas una herramienta que te permita cuidar tu moto como se merece?

También es posible que seas un manitas y te guste meterle mano a tu coche de vez en cuando y cambiar tu mismo las ruedas o abordar cualquier pequeña reparación. O a lo mejor eres un todo terreno que le gusta la mecánica y se atreve con todo. 

¿Cuál es tu caso? Sea cual sea tu necesidad, podrás comprobar que algunas llaves son más apropiadas que otras para su uso, pero también es posible adquirir una llave que nos proporcione diferentes prestaciones.

No te preocupes. Comprar tu llave dinamométrica de torque te resultará sencillo si sigues nuestras instrucciones paso a paso. Se trata simplemente de adquirir la herramienta que cuente con el par de apriete y tamaño apropiados al uso que vayamos a darle. Verás qué fácil.

1. Elige el Par de Apriete

El par de apriete se mide en Newton metro. Aunque también podría ser en kilogramos fuerza por metro (Kgfm) o en pulgadas libra (ln/lbs). Los valores más usuales que recogen las llaves se mueven en un rango desde los 2 Nm a los 210 Nm. Aquí es donde nos encontramos la primera dificultad.

Verás dinamométricas con muy diferentes medidas de pares de apriete ya que cada herramienta está pensada para unos parámetros de fuerza diferentes. Dinamométricas de 2 a 22 Nm, de 13 a 108 Nm, de 13 a 203 Nm, de 10 a 60 Nm, de 40 a 200 Nm, etc.

Cada tornillo y tuerca tiene su propio par de apriete, y éste depende básicamente de su longitud y diámetro. Además es una medida única. Es decir, es la fuerza exacta determinada para aplicar a cada pieza concreta.

2. Elige de Tamaño

Nos lo ofrecen en pulgadas. Aunque no estés acostumbrado a pensar en pulgadas no tendrás ningún problema ya que sólo necesitas elegir entre tres tamaños de llaves: 1/2”, 3/8” y 1/4”.

Además puedes usar adaptadores, lo que significa que puedes comprar una dinamométrica de 3/8” y con un simple reductor convertirla en una herramienta de 1/4”.

En algunas ocasiones la propia llave te vendrá ya con algún adaptador y si no, lo podrás comprar fácilmente.

3. Qué uso vamos a darle

Ahora ya sabes que para comprar una llave de torsión lo primero es saber su tamaño y su par de apriete, pero… ¿Cómo sabes cuál es la que necesitas

Pues muy fácil. Si eres un aficionado al ciclismo, el problema que te encontrarás es que en tu bici tienes diferentes tornillos con tamaños variados y como podrás suponer, requerirán pares de apriete muy distintos.

Tres cuartos de lo mismo te pasará con tu motocicleta. Y si lo que buscas es una llave para pequeñas reparaciones en tu coche, ya ni te digo.

Pero no te preocupes, en los siguientes enlaces te ayudamos a elegir la dinamométrica más adecuada para cada caso.

Antes de comprar tu Llave Dinamométrica

Como comprobarás el aspecto de esta herramienta es bastante similar a una llave de carraca de toda la vida, pero cuenta con una escala regulable que nos permite seleccionar el par exacto. 

Se pueden utilizar distintos parámetros de medición pero el más habitual es Nm (Newton por metro). Antes de comprar tu llave de carraca dinamométrica o llave de fuerza, has de tener en cuenta algunas consideraciones importantes:

✅ Fuerza de apriete

No necesitamos la misma para una bicicleta, moto o coche. Para bicicleta sería suficiente una llave con una máxima fuerza de 60 Nm. Para poder acceder sin problema al apriete de los pedales. 

En motos necesitamos dos llaves. Una para cubrir el rango máximo de 210 Nm, que probablemente con 150 Nm podría bastarnos. Y otra de un tamaño medio, 60 o 50 Nm estaría bien, para tamaños más modestos. De esta forma conseguimos un ajuste mejor en piezas más pequeñas. Para vehículos nos valdría el mismo planteamiento.

✅ Calibrado

Todas las llaves calibradas tienen un margen de error. No te preocupes porque es un margen muy pequeño y no vas a tener ningún problema. No obstante, este porcentaje de error es lo que hace que no sea recomendable, por ejemplo, usar una dinamométrica de 150 para un apriete de 15 Nm. 

Por eso recomendamos tener dos torquímetros. Y en segundo lugar, nos afecta porque el margen de error de la calibración podría incrementarse con un mal uso de la herramienta. Por lo tanto, ¡nada de golpes!

✅ Vasos

Tenemos que plantearnos si queremos adquirir un kit, que contenga los vasos que necesitamos. O a lo mejor ya los tenemos. O los tenemos pero no son de la misma medida que la llave, etc. En todo caso, comprar un kit con sus vasos, que serán de la misma marca, de la misma herramienta y vendrán en su mismo maletín, es la mejor opción.

✅ Mango

Que sea antideslizante, duradero, cómodo y ergonómico. Según el uso que le vayas a dar, será preferible un mango más largo, ya que nos permitirá acceder a piezas más lejanas con mayor facilidad.

¿Cómo Funciona una Dinamométrica?

Las llaves dinamométricas nos permiten establecer un par específico en Newton metro. Normalmente lo establecemos mediante algún tipo de dispositivo giratoria que suelen incorporar en el mango. Sabiendo el par de apriete del tornillo que vamos a ajustar, sólo tenemos que indicar dicho valor en nuestra herramienta y proceder al giro.

Cuando alcanzamos el valor fijado la llave nos avisará y dejaremos de apretar la pieza. Normalmente el aviso consiste en un “click” que también lo notaremos al tacto. Dependiendo del fabricante y del modelo, el “click” será más o menos contundente. Si contamos con una llave digital, el aviso suele consistir en un pitido.

Resulta imprescindible manejar la herramienta con cierta atención, ya que la mayoría de los modelos permiten seguir apretando una vez alcanzado el par y habiendo saltado el aviso. Por eso se resulta importante que la herramienta que vayamos a comprar cuente con un aviso inconfundible y procuremos trabajar con cierta atención y cuidado.

¿Cómo apretar los Tornillos?

Cuando nos encontramos con una pieza que tiene varios tornillos, un error muy habitual consiste en apretar un tornillo. Y luego pasarse al siguiente. Que está a continuación. Y luego al siguiente. Y así sucesivamente. De este modo lo que conseguimos es desestabilizar la pieza.

El modo correcto sería el apriete en forma de cruz. Los voy colocando todos sin apretarlos. Los empiezo a apretar con las manos, sin forzarlos. Y luego, cuando uso la herramienta, los voy apretando progresivamente en forma de cruz. Media vuelta a un tornillo o tuerca de arriba. Lo mismo con la de abajo. Y luego a la derecha y a la izquierda. Y vuelta a empezar.

Es más sencillo hacerlo que explicarlo. De esta manera, la fuerza del apretado se reparte correctamente, y ya que tenemos una llave dinamométrica para hacer el ajuste perfecto, vamos a hacerlo bien del todo, ¿no?

Cuidados de una Llave Dinamométrica

Sobretodo recuerda que es un instrumento calibrado. No es un martillo, ni una llave inglesa. Evita por lo tanto golpearla, o dejarla caer al suelo. Guárdala siempre en su caja. También recuerda dejar la selección de fuerza al mínimo cuando vayas a guardarla

Es sólo para evitar tensión en el muelle interno de la llave y que pierda su calibración. Que no te va a pasar, pero queremos que la llave nos dure unos cuantos años ¿verdad? Si sigues nuestras instrucciones, tienes herramienta para toda la vida.

Opiniones de Compra de tu Dinamométrica

Las llaves dinamométricas nos facilitan poder apretar los tornillos de una manera profesional. Su originalidad consiste en que nos permiten medir el par de apriete. Pudiendo ajustar el apriete exacto. Por lo tanto, antes de proceder al roscado, seleccionaremos la fuerza apropiada para tal fin.

En nuestra opinión, es muy importante que cuentes con una dinamométrica. Años atrás podías fácilmente apretar los tornillos con cualquier tipo de llave y casi nunca pasaba nada. Pero en la actualidad los componentes son mucho más precisos y delicados. 

Entre otros, se ha popularizado la fibra de carbono como material, por su ligereza y prestaciones, y otros similares, cada vez más refinados. Aluminios, plásticos, aleaciones ligeras, etc

En definitiva, los componentes actuales no son como los de antaño, y si no utilizas la herramienta adecuada, para darle el apriete correcto, sucederá que, o bien te quedarás corto, o bien te pasarás. 

El apriete insuficiente facilitará los rozamientos y vibraciones que desgastarán la pieza. Mientras que el exceso de apriete suele deformar las piezas, descompensarlas e incluso quebrarlas. Piezas que no son precisamente baratas. La broma nos puede salir por un ojo de la cara.

Además, te vamos a dar otro argumento importante por el cual aconsejamos la compra de una dinamométrica. Ya no se trata sólo de tu coche, tu moto o tu bici, para los cuales sería más o menos imprescindible contar con esta herramienta.

La cuestión es que, hoy en día, cualquier electrodoméstico, artículo de ocio como un patín, juguetes, o incluso el mobiliario de tu vivienda, tiene su par de apriete específico, por lo que disponer de esta herramienta de ahorrará más de un quebradero de cabeza.